lunes, agosto 24

El saldo de un domingo tranquilo

Volvió el Vasco, y volvió con todo
Uno de los grandes hinchas que tiene el equipo, el Vasco Echeverría volvió a alentarnos tras llegar al Sanjo procedente de Punta del Este, lugar dónde vive y trabaja. Lo interesante es que el vasquito tuvo un cumple durante todo el día y por ende llegó con varios “amigos” a la cancha, lo que llamó la atención del ex bigote que lo mandó a callar primero hasta que al vasco lo obligaron a irse ante el aplauso generalizado del gimnasio, no para el juez, que se entienda, sino para el gran vasco. El colegiado se pasó de vivo…

Hincha nómade
Otro ejemplar Alikal que se hizo presente fue el Caco Zaffaroni… el tipo anda p’arriba y p’abajo del Uruguay y viniendo creo que de Young se hizo una escapadita por el gimnasio a ver al glorioso Alikal.

Muchos Gnomos…Cuentan que en la jugada dónde Geribón iba a romper su maleficio con la red algo raro sucedió… EL Gato se aprestaba a dominar el balón ante la pegajosa marca de su rival y, tras sacárselo de encima, miró al arco para ver dónde colocarla y vio al lado del palo a Lauro, Salomón, la vieja barbura y casi 300 mil gnomos poblando la cabecera del Gimnasio. Automáticamente el Gato perdió noción del arco y no pudo concretar ante la emoción de ver a los Gnomos alentando al Alikal
Reacciones: