miércoles, marzo 14

El corazón con aujeritos...

Ahhhh Germán Eduardo Barrera Castro... que momentún para tí. Estarás en la vereda de enfrente sin que te reclamemos por haberes impagos del año anterior. Tu nuevo equipo, el Queper, jugará contra tu ex, el Hache. Será el sábado a las 19 en el Safa, recinto conocido por los buenos amigos naranjas y desconocido totalmente por el Hache, más allá de algún fulbito en la época en la que el Lolo tenía una extraña adicción por la enceradora. ¿Festejarás un eventual gol? ¿Cómo te recibirá la hinchada del Hache?, conocida por ser bastante jodida... ¿Habrá fuego cruzado con tus compañeros? ¿Acaso alguna resabio de viejas contiendas practiqueras que pueden reflotar en la forma de "fui a la pelota y te depile la gamba"? Mmmm, veremos que sucede esperando que todo vaya por los carriles normales y que gane el mejor, buee... que gane el Hache la puta que los parió...

Capítulo aparte...
Mientras armaba el collage de fotos en el Power Point, me detuve a mirar las alineaciones y no precisamente sus players tratando de adivinar como vendrá el match, sino que lo que observé con atención es la forma de posar ante la camarita fotográfica. Lo de Queper está bastante prolijo salvo el sector izquierdo (desde la óptica del espectador), incluso, jugadores como Federico Bentancor (nº 4, agachado, último a la derecha pa los que no lo conocen) denotan un nivel de concentración como si fuera a marcar a Messi, una cosa de locos. Ahora bien, lo del Hache es sencillamente impresentable... Empezando por Rodrigo López que parece abrazar a Cachés como quien toca tiernamente la pancita de una doña embarazada... No es nuevo, López Jr. ya nos tiene acostumbrados, no sabe posar si no es en una foto de noche borrachera. Luego vemos la mezcla de uniformes, entre ellos, la sagrada camiseta. Algunos visten la campera del equipo, otros, como Osvaldo Olivera, una que uso para salir en una fría noche del año 1998. El Mono Carrique, a quien felizmente cambiamos por su hijo, viste una que nada que ver, no pega ni en los colores. Por último el detalle de Ricardo Zaffaroni... gorro, bufanda y jean, un lujo. Germán Correa aparece perdido, como tímido, atrás del DT que nos hizo debutar y entrar en una bajada casi sin fin... Siempre te recordaremos Daniel!
Reacciones: