martes, junio 12

Las buenas están por venir...






























Llegó el día. Como bien dice el blog de Edprin, nadie puede ganarle a nadie toda la vida, es sencillamente imposible. Y bueno, se cumplió, perdimos por primera vez contra Edprin en este duelo que para ambos es un clásico. Nos duele y nos compromete pero no destierra nuestras ilusiones. No termino de descifrar si perdimos bien, si era para empate o si era para nosotros, fue un partido rarísimo. Creo que lo más rescatable es que volvimos a dar todo en la cancha, que nuestro amor propio sigue intacto y casi nos da otro sacudón al alma a nosotros y a ellos… ahí, en ese momento cuando orillamos el empate. También rescato que nunca nos apartamos de lo nuestro, que siempre tratamos de jugar, que fuimos y propusimos el juego. Por momentos nos salió, en otros no, pero tuvimos la intención de ir al frente siempre, de ser los protagonistas. Pero ese protagonismo se puede ganar de variadas formas, porque uno puede tener la pelota, dominar el juego de cierta forma, generar situaciones y, al no concretarlas, dar el lugar para que nos muelan a goles como pasó al comienzo. Entonces ese protagonismo no lo es tanto y en definitiva, el que se llevó el premio fue Edprin que en un tiempo y poco más nos metió un parcial de 1-5. Es en medio de ese análisis cuando suena más que raro eso de ser protagonista. Pero repito, Alikal nunca se apartó del libreto y en el segundo tiempo apareció la necesaria dosis de amor propio para pegar en momentos cruciales. Los ingresos de Juanra y el Palillo nos dieron el nuevo empuje… empezamos a apretar sobre la salida, generamos más situaciones a partir de nuestros aciertos y de sus errores y así nos fuimos acercando en el tanteador. Sobre el final el encuentro fue de ida y vuelta, Alikal metía mucha presión y Edprin se puso nervioso recordando antecedentes. El Palillo deleitaba con sus definiciones y la gente se volvía loca, pero Edprin respondía con un Rudy Choca notable en la definición. El partido fue también friccionado y producto de ello ambos llegaron a la sexta falta, Edprin convirtió, Alikal también, el encuentro llegó al 6-7 a favor de los Verdes a falta de pocos minutos y otra vez tuvimos un penal. Juanra fue por la pelota, pateó dos veces, la primera invalidada por el árbitro y atajada por Maxi Bauzá. La segunda, igual en lo último… no pudimos empatar, faltaban 14 segundos… Juanra decidió y así como otras veces acertó y lo festejamos, en esta erró y más lo bancamos. Se nos fue el partido, marchamos y listo, a dar vuelta la pagina y esperar por esa revancha. Pensemos, ellos esperaron tanto y se les dio… ahora nos toca a nosotros. Vuelvo a destacar algunos aspectos: la vigencia de Alvaro, el fútbol de Ramiro, la entrega del Cara, la reivindicación del Palillo y Juanra, la velocidad y el hambre de gol de Nicolás, la vuelta del “interminable” Boya Cáceres. Me quedo con el trago amargo de la lesión del Seba y la maxi-notable actuación de Bauzá que nos quitó mil goles… atacamos para hacer 20 pero nos quedamos en 6 y el arquero es gran responsable de ello. Estoy tranquilo, tenemos juego y tenemos amor propio, podemos llegar y lo vamos a hacer. Como bien dijo Edprin, “nadie le puede ganar a nadie toda la vida”… se nos viene Candelaria, aprendamos de ello y obtengamos esos puntos… no podemos ceder más y no lo haremos. Arriba el Alikal!

Alikal (6): A. Barrera; P. Reyes, R. Cabrera; N. Cabrera y S. De Paula. D.T: M. Gentile / B. Bracco. Ingresaron: A. Correa, J. Yanes y N. Cáceres.
Goles: A. Correa (3), S. De Paula, N. Cabrera y J. Yanes.

Edprin (7): M. Bauzá; G. Pérez, H. Pereira ; R. Choca y E. Petenuzzo. D.T: J. F. Chiruchi. Ingresaron: E. Trabal, S. Berriel, J. Arrejuría.
Goles: Rudy hizo un par, el manteca otro, creo que Trabal y no recuerdo más…

Foto: Hay equipo...
Reacciones: