lunes, octubre 20

El uno x uno

Hace años no lo hago, pero se merecen estas palabras.

Álvaro Barrera: seguro como siempre más allá de que un rebote le viboreó y se le coló por debajo del cuerpo. Salvo eso, excepcional partido, tapando las complicadas, las que vienen de afuera con fuerza demoníaca como una de Alvira que la paró con cuanta parte del cuerpo imagines. Le quedó el tatuaje de varias pelotas en los brazos.

Andrés Correa: de menos a más, erro uno o dos pases al principio pero se fue afirmando. El golazo de antología que metió le infló el pecho y de ahí en más se comió la cancha y hasta se dio el lujo (con su físico) de ganarle una cuerpeada al que parece imposible. Marcó y jugó mucho, tremendo.

Ramiro Cabrera: el capitán, seguridad y traslado criterioso. Anticipó mil, ganó por arriba y abajo e hizo jugar. Un partido completito. En él no hay lujos, hay fútbol.

Gonzalo Harretche: le modificamos el puesto y cumplió su rol. Aplicado tácticamente y con resto para lo suyo, arranques electrizantes, gambetas, guascazos y gol. Gran primer tiempo, en el segundo prescindimos de él, el partido no lo exigía y le cuidamos esas maltrechas gambas.

Nicolás Cabrera: el tipo algún día tenía que aparecer. Jugó un gran partido, aguantó pelotas, desbordó, busco el clavo como siempre y llegó a definir en pelotas claves, donde no se puede fallar. Fue generoso en varios pasajes del match y en otras buscó prevalecer en la individual pero con la inteligencia para sacar faltas. Goleador y pico.

Pablo Reyes: the man of the match, the MVP. La confirmación del Carita, o el Tirri o el Pom Pom o como quieran. El tan mentado "jugador del Clausura" me funcionó como comodín. Vimos nuevamente que andaba claro, entró y la mandó a guardar pero cuando se lo llamó a la defensa demostró el mismo acople. Nos salvó arriba y abajo, tremendo partido, un alegrón.

Adrián Riestra: Otro que entró notable. Ganando y con el rival entrando en desesperación fue Adrián a la cancha y a su juego lo llamaron. Aguantó la pelota, la puso abajo de la suela y con ese uso inteligente del cuerpo generó unas cuantas infracciones. Dio aire a los de abajo cuando parecía que nos azotaban, colaboró con la marca y le dio para llegar con firmeza, olfateando el gol que al final no se le dio.

Carlos Geribón: entró para cerrar el partido y dio lo suyo, corrió por todos lados, se paró en defensa, tuvo la pelota y descargó con criterio, cumplió en la cancha y fuera de ella, el positivismo (y no es slogan político) del Gato siempre contagia.

Sebastián De Paula se vistió pero no está para jugar aún, aunque su consejo sabio cual si fuese el tercer ayudante siempre es bienvenido. Juan Andrés Echeverría tiene un papel fundamental, palabra justa y otro consejo de los importantes. Gracias. Diego Travieso, otro aporte fundamental, me canta faltas, me da apuntes, me lleva todo y me tira un pique cuando lo tiene.
En la tribuna todos, los suspendidos, los hinchas, los que llegan al segundo tiempo, las esposas, novias, los niños, los amigos.
Esto es de todos, esto lo hacemos entre todos. A no aflojar, es duro, pero podemos. Vamos que vamos!

"Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres ir lejos, ve acompañado" Proverbio Africano.


Reacciones: